Muchas personas relacionan éste árbol con vacaciones, con el mar Mediterráneo, y deciden plantarlo en sus casas buscando ese espíritu, pero es que además es un árbol muy bonito, ¿no? 😀

Si vives en el sur, y tienes un clima cálido, sus cuidados son casi inexistentes. Podrás plantarlo tanto en el jardín, como en una maceta. Durante el verano no será necesario que lo protejas del sol pues lo adoran, y casi no necesitarás regalarlo ya que con el agua de la lluvia será suficiente. No obstante, si empiezan a caer sus hojas, esto será un síntoma de que el olivo necesita ser regado. Aunque tampoco es bueno dejarlo anegado pues las raíces finas podrían pudrirse.

Además, cuanto más al sur vives, más posibilidades hay de obtener fruto.

De lo contrario, si vives en un lugar más frió, donde sean habituales las heladas, y el exceso de lluvias, el olivo deberá ser plantado en una maceta y así podrá ser movido durante el invierno a algún lugar libre de heladas.

Con respecto a la plantación, independientemente de si es en jardín o en maceta, el suelo ha de ser arenoso, y, si decides plantarlo en una maceta, esta debe ser tan gran como la copa del árbol, asegurándonos así que las raíces tengan espacio suficiente.

Con estos pequeños consejos, desde BuenSalud te animamos a que plantes tu propio olivo,¡ y que nos cuentes cómo va avanzando su crecimiento!

Utilizamos cookies propias y de terceros para proporcionarte una mejor experiencia de compra y elaborar información estadística. Si quieres ampliar información accede a saber más.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Amplía información sobre nuestra Política de Cookies aquí.

Cerrar